Definición y tipos de riesgos empresariales

En el anterior artículo explicamos que el objetivo general de la gestión de riesgos consiste en identificar los factores internos y externos que puedan afectar a la organización y administrarlos para proporcionar una seguridad e integridad razonable a la misma. A continuación, listamos y definimos los diferentes tipos de riesgos empresariales.

TIPOS DE RIESGOS

1. Riesgos externos

Los riesgos externos de una empresa son todos aquellos que provienen del entorno de la Empresa y que influyen o condicionan su operativa pudiendo convertirse en amenazas para su desarrollo. Citamos algunos ejemplos de riesgos externos de una Empresa:

Ciclo económico: un cambio en el ciclo económico puede afectar a la Empresa en mayor o menor medida según sea la magnitud del cambio, la duración del mismo y la fase en que se halle.

Competencia: la competencia puede afectarnos por muchos y variados motivos : productos o servicios con mayor valor añadido, políticas comerciales agresivas, mejor estrategia de producto, mejores canales de distribución, mayores recursos, gama de productos o servicios más amplia , menores costes de aprovisionamiento o producción etc.

Riesgo País: normalmente asociado a la comercialización o venta de productos o servicios en países donde existe o puede existir : inseguridad respecto al control del cambio de divisas, en la balanza de pagos, riesgos posibles de nacionalización, dificultades de cobros ,falta de estabilidad social , barreras de entrada difíciles de saltar, etc.

Riesgo de localización: la localización del riesgo depende del territorio en el que el bien se sitúa, que a efectos regulatorios se considera que es el lugar en el que el asegurado reside o tiene su domicilio. Normalmente el riesgo puede darse en varias categorías . propiedades, oficinas de representación, agentes comerciales vinculados a la empresa, fábricas, vehículos, entre otros.

Fuerza Mayor: la fuerza mayor se define como aquellas situaciones que están fuera de nuestro control, como son las catástrofes naturales, terremotos, inundaciones, incendios, explosiones. La fuerza mayor por eventos políticos se dan en el caso de guerras, revoluciones golpes de estado, transformaciones económicas trascendentales.

Los riesgos indicados son algunos de los casos en los que las Empresas deben hacer frente mediante las oportunas coberturas legales.

2. Riesgos internos

Los riesgos internos de una empresa son todos aquellos que dependen de nuestra gestión dentro de la Empresa y de los distintos departamentos que la componen. Citamos algunos ejemplos de riesgos internos de una Empresa:

Dependencia de las ventas: elevado porcentaje de dependencia de unos pocos clientes. La pérdida de uno de ellos por falta de calidad, precio, servicio u otros puede suponer un grave deterioro en la cuenta de explotación. Necesidad de diversificación de los clientes.

Falta de diversificación de actividades: la concentración de actividades y la falta de diversificación pueden suponer un riesgo al reducir las posibilidades de aumentar el volumen de las ventas.

Patentes y marcas comerciales: necesidad de tener las marcas comerciales debidamente protegidas evitando con ello la pérdida de la propiedad intelectual.

Dependencia de los suministradores: necesidad de diversificación de los suministradores de productos o materias primas.

Instalaciones obsoletas: pueden producir productos a costes más altos de lo deseable y / o con unos niveles de calidad inferiores a los recomendables.

Mantenimiento irregular: pudiendo producir roturas en la maquinaria que pueden redundar en pérdidas de producción o retrasos en las entregas de los productos.

Falta de liquidez: situación que implica necesariamente plantear una estrategia financiera global que incluya o pueda incluir la necesidad de pedir créditos, prestamos o pólizas de crédito.

Por lo tanto la existencia de un sistema de control de gestión de riesgos, con una planificación estratégica del negocio, con centros de responsabilidad descentralizados, autónomos y dirigidos por profesionales con funciones y responsabilidades enfocadas tanto al control de gestión y a la gestión de riesgos se hacen imprescindibles.

Además todo ello deber de ir acompañado de las herramientas que todo sistema de control de gestión y gestión de riesgos necesita, tales como: budgeting, forecasting, ERP y cuadro de mando integral. Como conclusión, decir que risk manegement y control de gestión son dos aspectos de negocio con funciones, responsabilidades y objetivos comunes pero a la vez complementarias ya que sin un sistema de control de gestión el Risk management sería prácticamente imposible de gestionar.