¿Cómo lograr la competitividad de una empresa? ¿Cómo conseguir que su empresa sea más COMPETITIVA y PRODUCTIVA?

Introducción ¿Cómo lograr la competitividad de una empresa?:

Toda empresa tiene una serie de riesgos empresariales, que de un modo u otro hay que identificar, analizar e implementar acciones de manera que dichos riesgos se puedan reducir o incluso hacer que desaparezcan.

Pero sabemos de dónde nacen (el origen) de dichos riesgos? Tenemos algún método que nos ayuda a detectar los riesgos empresariales en origen?, es decir, podemos detectar cuáles son las principales CAUSAS de los riesgos de gestión que nuestra empresa tiene?

Poder dar respuesta a estas cuestiones, sin duda alguna es fundamental para cualquier negocio y en este documento nos vamos a centrar en ello.

Objetivos ¿Cómo lograr la competitividad de una empresa?:

El objetivo general de la gestión de riesgos en la empresa consiste en identificar los riesgos internos y externos que puedan afectar a la organización y administrarlos para proporcionar una seguridad e integridad razonable a la misma.

En consecuencia, la gestión de riesgos en la empresa debería formar parte de cualquier actividad empresarial debiendo cubrir todas las áreas de la empresa ya que en cada una de ellas existe un riesgo específico que es necesario controlar.

  • Riesgos Externos:

Si nos centramos en los riesgos externos rápidamente nos daremos cuenta que las causas de dichos riesgos las encontraremos principalmente en el MERCADO y en los CLIENTES. Si nos centramos en el MERCADO, los principales riesgos que vamos a encontrar serán los siguientes:

Mala gestión del entorno:

En este caso no se ha analizado correctamente el entorno y no se conocen en detalle las amenazas, Debilidades, Fortalezas y Oportunidades. La empresa no sabe a ciencia cierta el grado de competitividad en el entorno en el que actúa.

Mal posicionamiento competitivo:

El mercado no nos percibe cómo deseamos, es decir, creemos que tenemos una ventaja competitiva, sin embargo, el mercado no nos percibe cómo tal, por lo tanto, habrá que analizar el posicionamiento real que tenemos en el mercado y qué factores no nos permiten llegar a tener el posicionamiento deseado.

Los CLIENTES como causa de riesgos externos

Desconocimiento del perfil de cliente:

Analizar el perfil de los clientes al que nos dirigimos es fundamental en todo negocio.

Insatisfacción de clientes:

Se hace imprescindible saber que expectativas tiene el cliente de nuestros productos o servicios y la percepción real después de consumir nuestros productos. Para ello, analizar el nivel de satisfacción del cliente, a través de encuestas de satisfacción se hará necesario.

Mala gestión de clientes:

A parte de las dos causas externas que acabamos de ver, que serían las más conocidas, podríamos añadir una tercera que hace referencia a nuestra OFERTA. En este caso, nos referimos a la propuesta de valor que ofrecemos a nuestros clientes y al mercado. En este caso, los riesgos con los que nos encontramos son los siguientes:

Grado de atractividad de nuestra Oferta (propuesta de valor), es decir, en qué grado nuestra propuesta de valor es aceptada o no por el mercado. En este caso estamos hablando del valor de nuestra oferta no desde el punto de vista económico sino desde el punto de vista de lo qué aportamos a nuestros clientes (valor aportado).

Mala Fijación del precio:

En este caso el riesgo se centra en el precio que aplicamos a nuestra oferta, se trata de valorar la oferta desde la perspectiva económica y no de valor como en el punto anterior. Una mala fijación del precio hará que muy probablemente la oferta sea rechazada y perdamos clientes.

  • Riesgos Internos:

Lógicamente los riesgos internos son los producidos en el seno de la organización por lo que tendrá como principales causas LAS ACTIVIDADES  que se producen en la Organización así como en los en los PUESTOS DE TRABAJO. :

Si nos centramos en las ACTIVIDADES y CONTROL de la empresa veremos cómo las principales causas de riesgos que encontraremos serán los siguientes:

Deficiente gestión Económica:

En realidad nos referimos a una mala gestión Económica ( Cuenta de Resultados), ya que ésta es el principal ratio de control del Negocio. Así, las ventas son nuestra nuestra cifra de negocio y nuestra participación en el mercado. Nuestros costes ( de producción, directos) vienen dados por la Oferta que presentamos al Mercado, que también habrá que gestionar, de manera que sepamos si lo que estamos ofreciendo al mercado nos permitirá captar y retener clientes. A continuación los costes de estructura se refieren a los costes necesarios para realizar las actividades del negocio y poder realizar ofertas al mercado, dichos costes de estructura deberemos de gestionarlos de manera que sean los óptimos para nuestro negocio. Por lo tanto, llevar a cabo una deficiente gestión de cada uno de los puntos mencionados, ponen en grave peligro la continuidad de la Organización.

Gestión Ineficiente de la Tesorería:

En relación con el punto anterior, es de vital importancia, llevar a cabo un exhaustivo control de la tesorería de la empresa. Saber que cash se genera, qué recursos nos absorverán más Cash así cómo conocer las necesidades financieras que nuestra organización necesita para llevar a cabo en condiciones óptimas su actividad. En este sentido deberá de plasmarse en un plan de tesorería en donde se detalle el Cash Flow que se genera, las necesidades operativas de fondos de la empresa, el efecto de las inversiones así como las variaciones en la financiación de la empresa que permita obtener el Free Cash Flow del negocio. Llevar a cabo un ineficiente control de la tesorería es sin duda alguna uno de los mayores riesgos que toda empresa puede tener y que de hecho ha llevado a tantas empresas a caer en el concurso de acreedores.

Deficiente control y gestión administrativa

El control y la gestión administrativa de la empresa se refiere a las normativas legales que la empresa debe de cumplir, por lo que en este sentido nos referimos a los riesgos cuya causa sea el incumplimiento en materia contable, fiscal, laboral y mercantil. Dichos riesgos aparecen en el negocio materializados en contingencias fiscales, laborales y mercantiles.

Una vez vistas las 3 causas de riesgos o de problemas de gestión, se hace necesario definir qué haremos para minimizar estos riesgos y conseguir que la Organización lleve a cabo una buena gestión Económica, gestión eficiente de la Tesoreria así como un eficiente control administrativo del negocio. En este sentido lo que se plantea es en primer lugar realizar una auditoría interna de las 3 causas de riesgos internos para ver cuál es la situación actual y a partir de dicha auditoría definir las acciones correctivas a implementar que subsanen las deficiencias que deban de corregirse.

Puestos y Personas como causa de riesgos internos:

Si nos centramos en los PUESTOS Y PERSONAS de la empresa veremos cómo las principales causas de riesgos que encontraremos serán los siguientes:

Mal Clima laboral

El hecho de tener un buen o mal clima laboral, afectará a la productividad de la empresa según diversos estudios que se han realizado. De hecho el clima laboral de una forma u otra mide los índices de satisfacción en el trabajo. Es por ello que se hace necesario conocer en la empresa (grande o pequeña) cuál es el clima laboral de una forma cuantificada, cosa que se puede saber a través de encuestas a través de las cuáles sabremos los niveles de clima laborar. En paralelo nos servirá para reducir dicho riesgo y poder aumentar la productividad de la empresa.

Falta de liderazgo

Al igual que el punto anterior, la falta de liderazgo es otro riesgo para cualquier negocio puesto que no va a contribuir en buena manera en la gestión tanto de personas como del negocio en sí.

Por lo tanto, se trata de un riesgo que conviene detectar e intentar paliar en la medida que sea necesario puesto que en las posiciones directivas clave del negocio están las mayores responsabilidades de la Organización.

Mala gestión del talento

Se trata de otro de los riesgos cuya causa está dentro de la Organización, se trata de uno de los riesgos muy relacionado con el punto anterior. Conocer qué talento es necesario para cada puesto de trabajo, a nivel de competencias y conocimientos, además de saberlo gestionar obviamente no es fácil, pero se trata de implementar las acciones preventivas que permitan detectar a tiempo posibles anomalías en este tema.

  • Conclusiones: ¿Cómo lograr la competitividad de una empresa?

Por lo tanto, en cualquier negocio se hace imprescindible saber que el MERCADO-CLIENTE-OFERTA, son causas de riesgos externos a la empresa, además de saber qué riesgos generan. Con ello, el gran objetivo que se pretende es que la Empresa sea más COMPETITIVA en el mercado en el que esté actuando.

Por lo que respecta a los riesgos internos, hemos visto como las Actividades y Control así como los puestos de trabajo son causas de una serie de riesgos internos que si se logran reducir haremos que la empresa sea más PRODUCTIVA.

El planteamiento que hemos expuesto en este documento está basado en la Norma Referencial Internacional de Gestión de Empresas-SGE900 de la cuál Consultize ha obtenido la certificación por Applus.

En Consultize consideramos que la elaboración de programas de consultoría enfocados al control de gestión y al Risk Management se rentabilizan sobradamente puesto que si comparamos el coste de la consultoría versus los riesgos del negocio, con una inversión en consultoría evitamos grandes riesgos y la aportación de valor es total. Además, en Consultize tenemos las herramientas necesarias para en un reducido período de tiempo poder analizar los riesgos de su empresa con el rigor necesario que permiten poner en marcha las acciones necesarias para reducirlos.

¿Cómo lograr la competitividad de una empresa? Póngase en contacto con nosotros sin ningún compromiso en contact@consultize.es y le informaremos.

Antoni Alegre: Certificado por Applus en la Norma SGE-900 para las actividades de “Consultor Estratégico de pymes” y “Dirección General de Pymes”.